Ocio, Cultura y Turismo en Sevilla y Andalucía



Cannabis y ansiedad: ¿Ayuda o dificulta? 
Sociedad

Actualmente, el cannabis está recibiendo tanta atención de los medios tanto por sus usos terapéuticos como por su uso recreativo. En EE. UU., donde ya es legal en muchos estados, más del 80 % de las personas cree que tiene algún beneficio terapéutico, mientras que alrededor del 50 % cree específicamente que ayuda con la ansiedad. Sin embargo, existen otros testimonios que afirman que fumar cannabis empeora la ansiedad.  

Ante esta contradicción, es necesario aclarar que las investigaciones aún se encuentran en las primeras etapas. Asimismo, el objetivo o fin del consumo de cannabis influye en su repercusión sobre la salud mental. Sigue leyendo para saber de qué depende que el cannabis sea efectivo o perjudicial para combatir la ansiedad.  

Diferentes cepas tienen diferentes efecto

Si miras un sitio de cannabis para adquirir productos de CBD como cannaconnection, lo primero que realmente te sorprenderá será que hay docenas de variedades de cannabis diferentes. Estas tienen diferentes efectos según sean índica o sativa dominantes, los tipos de cannabinoides presentes y muchos otros factores. 

Por ejemplo, cuando una persona consume cannabis de forma crónica y excesiva, con fines no medicinales y elevadas concentraciones de tetrahidrocannabinol (THC), su sistema nervioso sufrirá complicaciones. Esto puede generar agitación, ansiedad, psicosis, ataques de pánico, llevando a la dependencia y el abuso. Las consecuencias negativas se asocian a las altas concentraciones de THC. A nivel cerebral, termina afectando las funciones y habilidades neurocognitivas.  

Ahora bien, el THC no es del todo dañino para el organismo. Cuando se emplea para fines medicinales, su dosis y concentraciones son tan bajas, que las posibilidades de generar un problema o episodio psicótico son muy bajas.  

CBD vs THC  

La planta de cannabis posee otro compuesto que se utiliza de forma más frecuente en el ámbito medicinal. Hablamos del cannabidiol o CBD, que se emplea principalmente en el contexto de trastornos mentales, debido a su efecto ansiolítico. A diferencia del THC, los efectos del CBD están asociados a la relajación muscular, disminución de convulsiones y reducción de ansiedad. En cambio, al THC se le atribuyen efectos psicoactivos, propiedades narcóticas y antiinflamatorias.  

De este modo, para combatir la ansiedad, es vital elegir una cepa de cannabis rica en CBD y sin contenido de THC. Esto debido a que el CBD no alterará tus capacidades mentales bajo ningún caso. En cambio, con el THC, tus niveles cognitivos sí se verán afectados.  

Continúan las investigaciones 

Se han realizado estudios clínicos exponiendo a pacientes con trastornos de ansiedad social. Aquellos que recibieron una dosis única de CBD, sintieron una reducción importante de sus niveles de ansiedad. Además, se disminuyó significativamente la alerta en su habla anticipada. En cambio, el grupo que recibió el placebo manifestó niveles más elevados de ansiedad, con otros síntomas como deterioro cognitivo, malestar y alerta. 

De este modo, la eficacia del uso del cannabis para combatir la ansiedad va ligada a un consumo responsable y asesorado. El uso inapropiado de cannabis de forma prolongada puede traer efectos graves asociados con la salud mental.  

Actualmente, el cannabis está recibiendo tanta atención de los medios tanto por sus usos terapéuticos como por su uso recreativo. En EE. UU., donde ya es legal en muchos estados, más del 80 % de las personas cree que tiene algún beneficio terapéutico, mientras que alrededor del 50 % cree específicamente que ayuda con la ansiedad. Sin embargo, existen otros testimonios que afirman que fumar cannabis empeora la ansiedad.  

Ante esta contradicción, es necesario aclarar que las investigaciones aún se encuentran en las primeras etapas. Asimismo, el objetivo o fin del consumo de cannabis influye en su repercusión sobre la salud mental. Sigue leyendo para saber de qué depende que el cannabis sea efectivo o perjudicial para combatir la ansiedad.  

Diferentes cepas tienen diferentes efecto

Si miras un sitio de cannabis para adquirir productos de CBD como cannaconnection, lo primero que realmente te sorprenderá será que hay docenas de variedades de cannabis diferentes. Estas tienen diferentes efectos según sean índica o sativa dominantes, los tipos de cannabinoides presentes y muchos otros factores. 

Por ejemplo, cuando una persona consume cannabis de forma crónica y excesiva, con fines no medicinales y elevadas concentraciones de tetrahidrocannabinol (THC), su sistema nervioso sufrirá complicaciones. Esto puede generar agitación, ansiedad, psicosis, ataques de pánico, llevando a la dependencia y el abuso. Las consecuencias negativas se asocian a las altas concentraciones de THC. A nivel cerebral, termina afectando las funciones y habilidades neurocognitivas.  

Ahora bien, el THC no es del todo dañino para el organismo. Cuando se emplea para fines medicinales, su dosis y concentraciones son tan bajas, que las posibilidades de generar un problema o episodio psicótico son muy bajas.  

CBD vs THC  

La planta de cannabis posee otro compuesto que se utiliza de forma más frecuente en el ámbito medicinal. Hablamos del cannabidiol o CBD, que se emplea principalmente en el contexto de trastornos mentales, debido a su efecto ansiolítico. A diferencia del THC, los efectos del CBD están asociados a la relajación muscular, disminución de convulsiones y reducción de ansiedad. En cambio, al THC se le atribuyen efectos psicoactivos, propiedades narcóticas y antiinflamatorias.  

De este modo, para combatir la ansiedad, es vital elegir una cepa de cannabis rica en CBD y sin contenido de THC. Esto debido a que el CBD no alterará tus capacidades mentales bajo ningún caso. En cambio, con el THC, tus niveles cognitivos sí se verán afectados.  

Continúan las investigaciones 

Se han realizado estudios clínicos exponiendo a pacientes con trastornos de ansiedad social. Aquellos que recibieron una dosis única de CBD, sintieron una reducción importante de sus niveles de ansiedad. Además, se disminuyó significativamente la alerta en su habla anticipada. En cambio, el grupo que recibió el placebo manifestó niveles más elevados de ansiedad, con otros síntomas como deterioro cognitivo, malestar y alerta. 

De este modo, la eficacia del uso del cannabis para combatir la ansiedad va ligada a un consumo responsable y asesorado. El uso inapropiado de cannabis de forma prolongada puede traer efectos graves asociados con la salud mental.  



Compartelo
Calendario