LITERATURA
ÁNGEL SÁNCHEZ ESCOBAR EDITA SU OBRA POÉTICA COMPLETA
Por
José Cenizo Jiménez
Post #116

Hola. Os doy información y mi comentario personal (publicado en Luz Cultural) sobre el libro que reúne la poesía completa del profesor y escritor Ángel Sánchez Escobar, pura armonía. No se lo pierdan. Abrazos.

Fotos: José Cenizo.

 

Angel Sánchez Escobar, Sin Lunas ni Mares de Cartón. Poesía Completa (1969-2022)

Poesía Completa de un Poeta de la Armonía

                                      José Cenizo Jiménez

         En 2012 hicimos un ensayo sobre la poesía del poeta que nos ocupa, Ángel Sánchez Escobar, profesor ya jubilado y escritor (ni mucho menos jubilado). Se titulaba En una palabra: armonía. La poética de Ángel F.  Sánchez Escobar y fue editado en la colección de ensayo del colectivo cultural Gallo de Vidrio de Sevilla, que ahora cumple cincuenta años. El mismo que reedita ahora (hubo una recopilación ya en 2005) esta Poesía completa que abarca desde 1969 a 2022, es decir, desde la primera juventud del poeta hasta la actualidad. Y lo hace con el mismo título, Sin lunas ni mares de cartón, señal de la autenticidad que busca el poeta en sentimiento y en expresión.

         Las claves de su poesía y de su poética esencial creemos que son, básicamente, las siguientes. Primero hemos visto cómo se inscribe en la concepción idealista o platónica de la poesía, en la que busca la catarsis lírica, la indagación interior, el ansia de conocimiento, la expresión de un mundo propio. No obstante, podemos encontrar un original y logrado intento de unir el intimismo y el ecologismo (denuncia) en su libro La gaviota fosfórica, y no faltaron poemas de corte crítico social en su juventud, que pueden verse en su página web y que ahora se recuperan para dar una visión completa de su entrega a la poesía.

Sin Lunas ni Mares de Cartón         En segundo lugar, encuentra que la expresión poética debe vencer la insuficiencia de la palabra para superar la imposibilidad de expresar los sentimientos, lo inefable como, en su caso, lo amoroso y lo místico como experiencias muy íntimas e intensas.

         A continuación, hemos seguido las huellas que otros poetas y sus obras han dejado en la suya propia, desde los grandes místicos (y la Biblia) hasta poetas tan importantes como Juan Ramón Jiménez, Bécquer, Pedro Salinas o Blas de Otero. Una tradición bien asumida, renovada, en claras referencias intertextuales.

          En cuarto lugar, observamos cómo Sánchez Escobar, en el aspecto métrico, elude las formas clásicas al uso, para entregarse a la poesía en verso libre, incluso a la prosa poética, aunque sin descuidar los elementos fónicos y rítmicos propios de la poesía, logrando una eufonía general que es una de las notas de su obra.

         Seguimos con el análisis de sus vertientes temáticas: el amor, la cercanía a Dios, la soledad, la nostalgia, expresadas con un lenguaje poético (estilo, símbolos, recursos principales) que lo describen como poeta de la elegancia, de la sencillez y profundidad, de la naturalidad. En una palabra, poeta de la armonía.

         Diversos prólogos recorren la obra, y en ellos vemos referencias como las siguientes para añadir a nuestra impresión. Así Purificación Alcalá habla de “serenidad, delicadeza y encanto” en el prólogo a El último cielo de otoño (2004), o Ana Recio de “tono a veces confesional y reflexivo” referido a La gaviota fosfórica (1993). Otros comentarios pertenecen a José Matías Gil, Enrique Baltanás, Manuel Flores, Benito Mostaza, Miguel Ángel Villar y Carmen Arjona, y se añade nuestro prólogo a la edición de su poesía en 2012.

         Las palabras de nuestro poeta dejan una impresión de armonía y serenidad en los lectores incluso cuando hablan de dolor o desasosiego. Es un ritmo acompasado, equilibrado, fluido, con gusto por la anáfora y el paralelismo y las metáforas embellecedoras. Y así desde los poemas que ahora añade, de juventud, que realmente no desentonan con el resto en calidad y en estilo. Buena idea, pues, añadirlos. Sencillez, armonía, acendramiento, como en este poema con el que nos despedimos:

 

                            De nuevo tocó a mi puerta la primavera,

                            exultantemente bella,

                            silenciosamente pudorosa,

                            esplendorosamente verde,

                            venía envuelta en yerba fresca,

                            en la risa malva de las jacarandas…

                            Y se fue gloriosa, apaciguada,

                            dejándome el alma con un aroma

                                      de tierra húmeda, llovida.

 

Enlace en Luz Cultural, revista digital: https://diariodigital.org/angel-sanchez-escobar-sin-lunas-ni-mares-de-carton/

Comparte