Libros, poesía
MANUEL GAHETE PRESENTA EN SEVILLA LA REEDICIÓN DE SU PRIMER LIBRO
Por
José Cenizo Jiménez
Post #2

El poeta cordobés Manuel Gahete presentó el viernes 3 de noviembre en el Ateneo de Sevilla la reedición de su primer libro, "Nacimiento al amor", de 1986, Premio Ricardo Molina. Al acto asistieron unas cuarenta personas, entre ellos poetas de probada calidad de la ciudad, Sevilla, que tantos y buenos poetas ha dado en el pasado y en el presente. Presentó al autor y su libro la profesora e investigadora Ana Recio. Un rato delicioso de hermandad poética, de paz, de amor a la literatura, de humanidad. Muchos investigadores se han acercado a la figura de Gahete (Antonio Castro, Gabriele Morelli, Marina Bianchi, Leopoldo de Luis, Luis Alberto de Cuenca, Michele Cocoy un largo etcétera). Nosotros dedicamos un libro al estudio de su obra: Emoción y ritmo. La visión poética de Manuel Gahete, editado por la Diputación de Córdoba en 2007 y prologado por Russell P. Sebold.  Antonio Moreno Ayora editó en 2013 Manuel Gahete. El esteticismo en la literatura española (Sevilla, La isla de Siltolá). Esta evolución parece evidenciar el interés por el poeta. Sobre el libro presentado escribíamos en 2007, entre otras cosas, las siguientes:

Nacimiento al amor es un libro que, desde luego, se aleja en su expresión y poética personal de la estética de moda, entonces la poesía denominada de la experiencia o figurativa (García Martín, 1992:208-227). Avalada por el premio “Ricardo Molina” (ganado ex aequo con Treinta nuevos poemas, de Juan Valencia), premio obtenido en otras ediciones por Joaquín Márquez, Pedro Rodríguez Pacheco o María Sanz, entre otros, se compone de una “Víspera” con poema entrecruzado de amor y muerte y tres partes bien delimitadas: “Yug”, “Gehenna” y “Dulce y amarga luz”.

            Como dice Molina Caballero (1997:164), amor, fe, duda, pasión y la muerte se interrelacionan en ellas. La primera, “Yug”, es una exaltación sensual y amorosa. A través del amor, “el poeta se funde con la Naturaleza, porque la mujer la recuerda a cada paso. Sin embargo, obedeciendo a una ley fatal, el amor se tiñe de muerte” (Muriel, 1986:4). Lo comprobamos en un excelente poema como “Desamparo” (p. 19):

Languidecen las lágrimas en tu pubis de menta,

en las largas ausencias de cimas y de alféizares.

Leves pétalos blancos sobre un agua de nieve,

al susurro, la huella esclava de tu nombre.

Viniste y deseaste la seda de mis alas,

la grana de mi boca, la rabia de mi vientre.

Viniste a los rosales a beberme el perfume,

a la sombra solícita de los pájaro vírgenes.

Viniste y me hechizaste en tu cuerpo de trigo

donde todos mis sueños

complacen sus preguntas.

 Te hallé desamparada

con una cruz de halcón en la mejilla,

cuitadamente sola,

íngrimamente unida a mi exigencia.

            La segunda, “Gehenna”, equivalente a infierno, tiene un marcado tono elegíaco (ib.). Amor y angustia, expresados con un léxico de tintes negativos, combaten en medio de una poetizada preocupación metafísica o existencial: “(...) pero quiero” -dice el poeta- “que tiembles, que te sientas nacer y vivir y ser muerte / bajo las pálidas carnes de mi tensa juventud tan amada (...)” (“Nacimiento”, p. 39). Por último, “Dulce y amarga luz”, en la misma línea de preocupación existencial y léxico desarraigado, comunica la lucha entre razón y sentimiento: “(...) hoy grito mi dolor mustio en la sombra / y niego la razón para olvidarla” (p. 50). Sus filiaciones literarias aparecen explicitadas en diversas citas: Aleixandre, Pablo García Baena, Luis Cernuda o Ricardo Molina. Como indica Muriel (ib.) esto permite situarlo dentro de la tradición neorromántica, pues “como ellos cultiva un poema de corte intimista”. Amor y angustia pueden ser los ejes temáticos de este libro, con el que el autor inicia una obra de léxico verdaderamente fuera de lo coloquial, incluso de lo estándar. Es preciso buscar muchas, muchísimas palabras en el Diccionario, si bien esta aparente y momentánea dificultad se vuelve transparencia una vez que obtenemos la respuesta semántica en éste. Estamos ante un lenguaje cultísimo, verdaderamente distanciado del lenguaje común, rico, compulsivo, lleno de arcaísmos, neologismos, novedades, cultismos, etc. Una lista muy incompleta podría ser: isocre, tueros, lueñe, pigargo, calófilo, sinocal, íngrimamente, abano, cimofana, etc., etc. Veamos un ejemplo de lenguaje hiperculto y temática amorosa y angustiada, los tercetos finales del soneto “Ausencia” (p. 23):

¡Qué lejos de tu piel voló (desangro

tábida miel y amor de rojo cangro)

un buitre de pasión lazrado y leso!

 

¡Qué garfio de clavel y calofría

desraizó tu mirada en ardentía

infinita y ausente de mi beso!  

            Se estrena Gahete con un libro de formas métricas variadas, desde el soneto clásico al verso libre polimétrico o versículo, desde el poema en alejandrinos blancos o con asonancias al poema en prosa. Son destacables los efectos sonoros (la aliteración, por ejemplo, “aladas alas locas de agua viva”, p. 16), el dominio acentual y rítmico, el léxico desgarrado para hacernos llegar la imposibilidad amorosa: “Mi amor contigo es llama de heroísmo, / es divieso de sal y de tenebra, / es aguijón, es escorpión, latebra / de cancerbero, estéril silogismo” (“No pudo ser”, p. 29). El amor aparece como goce sensual, mística e infierno a la vez. Es un libro inicial, pero ya maduro en expresión y sentido del verso, búsqueda afanosa de la expresión original, marcada por un estilo gongorino y aleixandrino en imágenes y vocabulario, pero muy personal y henchido de tensión emocional y expresiva. El libro tuvo escasísima recepción crítica. Apenas Felipe Muriel lo comentó en Diario Córdoba. Posteriormente, ha sido comentado por otros críticos que se han aproximado a su lírica, como es el caso de Antonio Flores Herrera (1989:VIII/28) o Leopoldo de Luis. Éste último (1995:11-12), en la introducción a la antología El cristal en la llama (1995), escribe que el libro “no pudo ser entrada más brillante en el panorama poético” y  que en él coinciden “la elaboración del esmerado artificio (...) y la intimidad emocionada”.

Incorporamos dos enlaces para los que quieran conocer algo más sobre Manuel Gahete:

https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Gahete

http://www.cervantesvirtual.com/portales/manuel_gahete/

 

 

Comparte