LAS COSAS QUE TE HACE PENSAR EL ARTE. #EDUCACIÓN #ARTE #CIENCIA #MÚSICA #ASTRONOMÍA #SALUD #EMOCIONES
LA MÚSICA DEL UNIVERSO. VISUALIZACIÓN AUDITIVA DE LAS ESTRELLAS.
Por
Ceres Adriana García-Baquero Velasco
Post #14

Hoy, 17 de noviembre, ha terminado ‘La XIX semana de la ciencia’, evento europeo de divulgación de la ciencia que se realiza anualmente en universidades y centros de investigación nacionales. Todos los años, desde que diera comienzo este evento, y durante una quincena, estos centros «abren sus puertas y ponen a su personal docente e investigador en contacto directo con la sociedad, para que el público pueda conocer de cerca su trabajo y se fomenten las vocaciones científicas» (Semana de la Ciencia, s.f.)

Pues bien, en el marco de esta semana de la ciencia y estando imbuida de la retórica de la lingüista Giovanna Mapelli, ocupada en su lectura (2009:67), me encuentro con una cita, un texto de divulgación científica, empleado por esta a propósito de sus palabras, de naturaleza cosmológica y musical al mismo tiempo, que transcribo literalmente:

«A veces los astrónomos profesionales utilizamos la música para visualizar auditivamente algunos mecanismos astrofísicos: la pulsación de las enanas blancas, el campo magnético y el viento estelar de las estrellas masivas o los fenómenos energéticos en las atmósferas superiores de los planetas del Sistema Solar. En el último caso, las frecuencias de las ondas de radio, las tormentas electromagnéticas y el plasma ionosférico se pueden traducir a sonidos, que son como silbidos, coros y auroras. Estas últimas, causadas por sacudidas de electrones, emiten un sonido robotizado que el profesor Gurnett, de la Universidad de Iowa, ha llamado «R2-D2.

[…] La Astrosismología estudia los modos de pulsación de las estrellas. Algunas retumban como campanas, otras como platillos, otras como las membranas de un tambor.» (José́ Antonio Caballero, 2007:26)

Me divertí imaginando a una estrella haciendo los ruiditos de R2-D2 de Star Wars, y me intrigó pensar que la pulsación de las estrellas pudiera retumbar como campanas, platillos, silbidos o coros. Era increíble visualizar el sonido del universo como una gran orquesta.

Aún estando 'con la miel en labios’ empecé a indagar sobre esta cuestión encontrando un enlace directo a la música celestial que desde la Universidad de Iowa el citado profesor Gurnett pone a disposición del público (Space Audio. The University of Iowa: [Internet] https://www-pw.physics.uiowa.edu/space-audio [17/11/2019]). Fue emocionante escuchar a que suenan las estrellas. 

Recordé entonces a los pitagóricos quienes asociaron la música con los números, con las matemáticas, la geometría y como no, con la ciencia del cosmos, la astronomía.Y es que la historia cuenta entre sus filas, con nombres estrechamente relacionados con las artes y las ciencias, al mismo tiempo.

¿Sabía que Brian Harold May, integrante de la banda británica Queen, además de músico y compositor es astrofísico? Este doctor, honoris causa en ciencia por la Universidad de Hertfordshire con publicaciones en revistas de reconocimiento científico como ‘Monthly Notices of the Royal Astronomical Society’ y ‘Nature’, es un ejemplo vivo de quienes han estado moviéndose entre el arte y la ciencia.

Pero hay nombres aún más brillantes en la historia de la astronomía como es el caso de Caroline Lucretia Herschell y su hermano Frederick William Herschell. Este último, compositor de infinidad de obras y profesor de música, con treinta y cinco años decide iniciar estudios universitarios en astronomía, doctorándose finalmente y dedicándose junto a su hermana Caroline Herschell a la construcción de lentes y telescopios. Se le otorga descubrimiento tales como el del planeta Urano, las lunas de Saturno Mimas, Encélado, Titania y Oberón o la radiación infrarroja entre otros.

Y como suele decirse ‘una cosa lleva a la otra’, y como suele ocurrirme acabé detenida en la cuestión de la educación, pensando en la importancia de educación musical desde edades tempranas, más que avalada por las cualidades que tiene la música no solo desde un punto de vista terapéutico, que hoy día nadie discute, sino por las potencialidades de la propia materia llevada al aula.

Aunque parece ser que no se da importancia o valor al papel relevante que puede jugar la educación musical en nuestras escuelas, obviándose que la música favorece la creatividad, desarrollo cognitivo y psicomotor, social y emocional, entre otras, tal como quedan patente a través de diferentes estudios o investigaciones que se han llevado a cabo.

Uno de los más interesantes y recientes es el que ha sido dirigido por el Dr. Christian Gaser, de la Universidad de Friederich Schiller en Iéna, y que está publicado en 'The Journal of Neuroscience', donde se sostiene que tocar un instrumento agudiza sentidos como el oído, la vista y la movilidad espacial.

Y aunque según esta Universidad alemana, esto no significa que un músico sea más inteligente que otra persona ajena, este estudio pionero en cuanto al análisis comparativo de la estructura completa del cerebro de músicos profesionales, aficionados y profanos de la música, ha encontrado valores diferencialmente significativos.

Así a través de la imagen mediante resonancia magnética que nos permite apreciar la anatomía cerebral en tres dimensiones, estos investigadores han descubierto las indudables ventajas de tocar un instrumento musical que no solo implica mayor capacidad perceptiva sino que incluso afecta a la actividad motora del cerebro debido a la necesidad de traducir rápidamente las notas de la partitura en movimientos de los dedos.

Sin embargo, parece ser que la música no está lo suficientemente prestigiada en nuestro país, y así, al revisar algunos artículos de prensa y opiniones de nuestros docentes de la especialidad de música se deja entrever su descontento con el hecho de haberse relegado la educación musical, incluída dentro de la optativa 'Educación artística', a la posibilidad de no ser impartida ocurriendo que en muchos centros prefieren ofrecer una segunda lengua extranjera en su lugar.

Incluso en el caso de ofrecerse 'Educación artística', se alude al hecho de impartirse durante tan sólo una hora y media a la semana aspecto que indudablemente influye en la profundidad y alcance con que se puede trabajar la música en etapas como la de 'Educación Primaria'.

Ante tal panorama ¿qué puede hacer el docente especialista en música?  Pues está claro que tendrá que responder a los objetivos que desde la normativa se marquen puesto que de ello dependerá que su alumnado supere el nivel académico exigido y pueda seguir su itinerario formativo con un nivel aceptable, que, por otro lado, repercutirá en su posterior desarrollo personal, académico y profesional.

Pero, ante todo, creo que no cabe duda, que para el docente su meta no debería quedarse en el hecho de cumplir objetivos, sino que más bien su mayor objetivo debería ser que su alumnado llegue a apreciar el valor de la música y la sienta como parte indispensable en su vida.

Las cosas que te hace pensar el arte.


Ceres Adriana García-Baquero Velasco

Pedagoga (Licenciada en Ciencias de la Educación) & Graduada en Bellas Artes

Por la Universidad de Sevilla


Puedes dejar tu comentario aquí o escribirme a: ceresgbv@hotmail.com

Puedes visitar también: https://ceresgbv.wordpress.com/

Imagen:  ilustración de Ceres Adriana García-Baquero Velasco, 2015

Referencias:

  • GURNETT CAVER, Donald A. y VAN ALLEN, James A. ‘Cassini se encuentra con el choque del arco de Saturno’ [audio] Space Audio. The University of Iowa. [Internet] https://www-pw.physics.uiowa.edu/space-audio [consulta: 17/11/2019].
  • JENSEN, Bernard (1992). Color, Música y Vibración. Madrid: Mandala Ediciones.
  • LACARCEL MORENO, Josefa (1990). Musicoterapia en Educación Especial. Murcia: Universidad de Murcia.
  • MAPELLI, Giovanna (2009). ‘Texto y género’. En Calvi, María Victoria et al. (ed.). Las Lenguas de especialidad en español. Roma: Carocci. p.67
Comparte